¡Son niños, mujeres, hombres…! no esclavos

Jornada internacional de oracion y reflexión contra la trata de personas
3 febrero 2017
Seminario Universidad Gregoriana (Fotos)

“La dignidad forma parte de la naturaleza humana, no es algo que nos regalan los estados” El cardenal Turkson, Peter Kodwo Appiah, recordó a todos los asistentes estas palabras claves para actuar con decisión y firmeza en la defensa de los derechos de toda persona.

En el marco de los actos organizados para la Jornada de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, el seminario realizado el día 3 de febrero ha reunido a un consierable grupo de personas comprometidas en la denuncia de esta plaga y en defensa de la persona. Desde ámbitos distintos se han presentado acciones concretas para poner fin a cualquier forma de esclavitud a través de la diplomacia y colaboración entre estados y organismos o por medio de proyectos junto a la humanidad sufriente.

Con el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral la Santa Sede pretende ayudar a promover «los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación» y la ayuda a «los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”.

El estudio, diálogo y coordinacion de iniciativas exige acciones y hechos de esperanza. Preocupadas por esta plaga, la Hna. Carmen Sammut, presidente de la UISG, inisite en no permanecer indiferentes; ya muchas religiosas gastan su vida entre los más desfavorecidos y maltratados.
Este año la jornada ha presentado a los niños como protagonistas: ¡Son niños!, no esclavos. La Hna. Gabriella Bottani, coordinadora de la red Talitha Kum, representando el comité organizador de la jornada 2017, ha puesto el acento en las formas de esclavitud de nuestros días, que siguen explotando a los más indefensos cuando se deja de ver en el otro a una persona. Un desafío hoy es la prevención: concienciar en la escuela y el sector educativo, para implementar acciones transformadoras que impliquen a toda la sociedad con el único fin de superar la cultura de la explotacion.
El testimonio de personas que han vivido muy de cerca esta experiencia deshumanizadora nos desafía a todos: ¿Y yo, qué puedo hacer? Prevenir y asistir, denunciar y acompañar a los que junto a mí se encuentran en situación de riesgo, o a los que en silencio gritan para ser rescatados. Una casa de acogida, una organización, la escucha atenta y sanación, el consumo responsable, formación, higiene, calor familiar.

Como nos han dicho no podemos resolver todos los problemas, pero podemos ser un signo profético. Son casos reales de sufrimiento, son personas destruidas por dentro, sin esperanza. No estamos aquí para juzgar, es mujer y es madre, estamos aquí para defender la vida, ha dicho la Hna. Rosalia.
La vita consagrada se pone a disposicion, el Señor hará el resto.
Muchos laicos y laicas se implican. Trabajemos juntos, seamos profesionales y samaritanos de esperanza: ¡son niños, mujeres, hombres…!, no esclavos.

Hna. Anna Sánchez Boira

Oficina de comunicación de la UISG

Fotos

Videos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *